Bienvenido al Borja

  • Breve Historia

    El Colegio “Rafael Borja” se funda en Cuenca el 12 de octubre de 1937, gracias a los bienes donados por la Sra. Rosa Malo, viuda del ilustre varón cuencano Rafael Borja. La primera sede se ubica en los predios del actual hotel “El Dorado”. Dos años después, el Colegio se trasladó a un local más cómodo, el edificio contiguo a la nueva Catedral de Cuenca. En 1956 –Cincuentenario del Milagro de la Dolorosa- el Colegio inauguró su tercera sede en Pumapungo. Por su parte el “Pensionado “San Francisco de Borja” se fundó en 1946 y ocupó el local que fue inicialmente sede del Colegio y en 1959 se trasladó a la edificación junto al templo  de “El Cenáculo”, parroquia confiada a los jesuitas. Por la importancia arqueológica de Pupampungo, el Banco Central del Ecuador adquirió la edificación y los terrenos, por lo que la Compañía de Jesús construye en los predios de la quinta “Santa Rosa”, cerca de Baños, la actual “Unidad Educativa Particular Borja” (UEPB)

  • Académico

    Nuestra oferta educativa como Unidad Educativa Jesuita promueve el diálogo entre la fe, la cultura y la ciencia a través de un enfoque personalizado que constituye la esencia del estilo Pedagógico Ignaciano en el que las dimensiones de la Formación Integral se concretan en el perfil de nuestros Estudiantes y Educadores, a través de procesos que buscan estimular el desarrollo de todas sus habilidades intelectuales,  afectivas, sociales y creativas, con el fin de lograr un equilibrio personal que pretende transformar el modo cómo la juventud se ve a sí misma, a los demás, a los sistemas sociales y a sus estructuras para entender la vida como hombres competentes, conscientes y compasivos que buscan aportar en forma positiva al desarrollo de la sociedad y el logro de la justicia.

  • Comunidad Educativa

    No existe espacio para la mediocridad ni el egoísmo en la educación jesuita. Cualquiera que estudie en un centro de la Compañía de Jesús, sin tener por encima de todo el respeto al otro, al diferente y al empobrecido, lamentablemente no aprendió nada de lo que nos caracteriza. La educación jesuita no pretende compartir solamente técnicas de éxito, sino acompañar a personas para que sean capaces de no ser indiferentes ante el otro y así apoyar en la transformación de muchas realidades injustas.

    P. Edwin Moscoso, S.J.

  • Pastoral

    A la pastoral del Borja nos inspira la vocación de servicio y apertura a la  realidad; no podemos decir ni educar en el amor a Dios sin tener en cuenta espacios que permitan a nuestros estudiantes el encuentro con realidades diversas. “La Educación en la que nosotros creemos es un educación en interacción, no separados, no en celdas, sino jugando…, formando parte de una comunidad que crece junta”. Es así que el P. Adolfo Nicolás, S. J., general de los Jesuitas define nuestra misión.

    P. Edwin Moscoso, S.J.

 

Noticias de la Comunidad Educativa

Actividades de la Comunidad Educativa